North Carolina Immigration Attorneys

SOBRE EL AUMENTO LAS TARIFAS DE PRESENTACIÓN DE USCIS

Al igual que muchos otros negocios en la crisis económica causada por el Coronavirus, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) está a punto de entrar en bancarrota.

En el caso de USCIS, la seria falta de fondos económicos se inició mucho antes de que la pandemia del Coronavirus comenzara. Entre 2017 y 2019, bajo la administración del Presidente Trump, se registró una disminución dramática de peticiones, debido, en gran parte, a la decisión de anular el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a personas de ciertos países y por el rechazo de admitir refugiados a los Estados Unidos, inclusive a aquellos solicitantes que calificarían. En diciembre del 2018, el gobierno federal suspendió sus servicios por 35 días, siendo este el cierre más largo en la historia del país, lo que estanco aún más los procesos. Mas tarde, el 20 de marzo de 2020, USCIS anuncio la suspensión del programa de Procesamiento Prioritario, el cual era usado por empleadores para pedir que se procesen más rápidamente las peticiones para trabajadores. Solo un mes después, el Presidente Trump suspendió la emisión de ciertas categorías de visas de inmigrante por un plazo de 60 días. Y finalmente, se rumora que hay más restricciones en camino, particularmente para las visas de estudiante.

Ya que USCIS se financia principalmente a través de tarifas de presentación, la institución se ve en ajustes por la falta de nuevas aplicaciones. USCIS ha proyectado un déficit del 61% en sus ingresos hasta finales de septiembre. Sin la intervención del Congreso, la agencia agotará su financiación. Inevitablemente, la institución se verá obligada a hacer un recorte de empleados, lo que causaría más retrasos en los tramites de inmigración. 
Es por todo lo mencionado anteriormente que USCIS solicitará que el Congreso le otorgue $1.2 billones como ayuda de emergencia. Si este monto fuera a otorgarse, la Asociación de Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por sus siglas en inglés) le pediría al Congreso que esto se haga bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, AILA sugiere que se establezcan medidas para garantizar que el gasto de USCIS sea más transparente y responsable, y que las tarifas solo se gasten en cumplir con su mandato legal, en lugar de transferir fondos a la agencia de Inmigración y Aduanas (conocido como ICE en inglés). AILA también demanda que se eliminen los obstáculos onerosos e innecesarios en la adjudicación de beneficios, y en su lugar, se dé más libertad a los oficiales de USCIS para decidir en qué casos se deben exigir entrevistas en persona y cuándo se pueden reutilizar las huellas digitales de aplicaciones previas. 
Es seguro afirmar que el aumento de tarifas para procesar los casos de USCIS es inminente. La recomendación general es que, si usted o su familia son elegibles para un beneficio migratorio, aprovechen este tiempo y comiencen con su proceso cuanto antes, ya que en el futuro estos trámites serán más costosos.
En el estado de Carolina del Norte, Brown Immigration Law y sus abogados bilingües en Durham y Raleigh ponen a su disposición las opciones para encaminar su proceso hacia el anhelado sueño americano.  Consúltenos al (919)225-3963. Estaremos muy dispuestos a guiarlos.